Archivos en la Categoría: Luis Villegas y su opinión

De Ciudadano a político y viceversa

 1503709159145-55358294

1ª. De dos partes

 Por. Luis Villegas Montes

A 25 de agosto de 2017.- Hay una propensión, indemostrada, a hablar de “ciudadano”, “ciudadanía”, “ciudadanización” y cuantas palabras similares se le ocurran, que ensalzan esa condición e inevitablemente la enfrentan con la de “político” o “política” como sinónimo de oprobio y no pocas veces de escarnio.

Leer Más

UNA REFLEXION PERSONAL: RESPUESTA A JAIME GARCÍA CHÁVEZ

15024005953121616688668

1ª. DE 2 PARTES

 

Por. Luis Villegas Montes

A 10 de agosto de 2017.- El lunes, leí un editorial de la autoría del Lic. Jaime García Chávez; la incomodidad subsecuente motivó interrumpir mis disquisiciones bibliográficas por estos párrafos que, confío, no aparezcan sulfurosos; y si sí, pues ni modo.

Al margen de las declaraciones de Ricardo Anaya, de quien públicamente he reclamado su falta de decencia política pues, como el Lic. García Chávez bien dice, es Jefe nacional del PAN y precandidato presidencial, lo cierto es que su escrito me parece que generaliza en extremo, da a entender cosas que no son ciertas y soslaya otras.

Leer Más

LIBROS, LIBROS, LIBROS: NO ERA COSA DE FORZAR LA SUERTE PERO SÍ DE TENTARLA

15017037015731982510923-1

2ª. DE TRES PARTES.

 Por. Luis Villegas

A 5 de agosto de 2017.- No era cosa de forzar la suerte pero sí de tentarla, así que me seguí con “Ensayo sobre la ilusión”,1 de Sealtiel Alatriste; ahí, de nuevo, torció la puerca el rabo por tercera vez; malísima.

No recuerdo cuándo, pero allá por fines de Semana Santa escribí que “Conjura en la Arcadia”,2 del mismo autor, me llegó de manos de la bienhechora amistad y me había gustado mucho; había ya pedido dos de sus obras, vía electrónica, a Porrúa y me regalaron una tercera; con las tres en la mano resistí la tentación, las guardé hasta ahora y las leí con altibajos emocionales. Me explico, “Ensayo sobre la ilusión”, fuchi; “Quien sepa de amores”,3 legible; “Verdad de amor”4 (ganadora del premio de novela Planeta/Joaquín Mortiz 1994), la mejor de las tres por mucho; entretenida y amena; Alatriste retoma el tono, o mejor dicho, ése es su tono original y no debería salirse de él ni abusar tampoco, lo que sí hace en “Ensayo sobre la ilusión” y “Quien sepa de amores”. En “Verdad de amor” se prefigura su estilo ligero, jocoso, entretenido, ameno, ribeteado por multitud de notas y elucubraciones relativas a la farándula, el periodismo, la literatura y, particularmente, el séptimo arte; trabaja en esta obra con gran acierto, las biografías de Jean Renoir, segundo hijo del famoso pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir, y de María Félix, en una melé inteligente, divertida y bien escrita, ¿lo volvería a intentar leer? Sí, sin irme la vida en ello. Conste que la mitad del aplauso se lo lleva porque me encantan los escritores mexicanos que se salen del lugar común de la inmensa mayoría: Escribir sobre México en un raro afán de emular, unos más ramplones que otros, a Juan Rulfo; por eso me gusta Volpi, por ejemplo, por el conocimiento, el desparpajo y la maestría con la que escribe del Mundo y no nada más de nuestra patria. Léase “Memorial del Engaño”5 o “En busca de Klingsor”6 y me dará la razón.

Leer Más

LIBROS, LIBROS, LIBROS: TODOS USAMOS MASCARAS

15017037015731982510923

1ª. DE TRES PARTES.

 La Columna de: Luis Villegas Montes

 

Batman.1

 

A 2 de agosto de 2017.- Sé que a muchas personas, incluso de aquellas que me leen de manera asidua y con agrado, les molesta que haga esos listados de los libros que leí en vacaciones como si fueran sólo la vacua pirotecnia de la ostentación; hago esa relación básicamente por tres razones: Primera, porque muchas personas me piden sugerencias de lectura; segunda, porque puedo; y tercera, porque quiero.

Leer Más

CARTA ABIERTA A MANUEL BARTLETT O LOA AL CINISMO

14998957325791390295403

OPINION

* Una reflexión personal.

Por. Luis Villegas Montes.

  

A 12 de julio de 2017.- Don Manuel: A mis 51 años recién cumplidos, debo admitirlo, le empiezo a tener cierto respetito a los asuntos de la edad; entendida así, de modo genérico –“abstracto”, dirían los clásicos–, porque tampoco es cosa de rendir pleitesía al primer imbécil que se nos pare enfrente por más canas que peine o quisiera peinar.

Como sea, le dejo el “don Manuel” porque no tengo alternativas; todavía no hay modo de decirle a alguien, en el trance de dirigirle una misiva, que vaya y mingue a su chadre hasta la pared de enfrente, de ida y vuelta, dos veces, y luego pretenda uno cuidar las formas; en tanto que el de “Senador”, no es mote que le quede a cualquiera, por más que cualquier cualquiera pueda llegar a serlo sin ningún mérito para ello; en “don Manuel” queda, pues.

Leer Más