Archivos en la Categoría: LOS SONÁMBULOS/JESÚS DELGADO

LOS SONÁMBULOS: OTRO ATAQUE DEL OGRO SALVAJE (ESOS BONOS)

Caricatura Tarín

Por Jesús Delgado Guerrero

Del muy famoso pero ignorado manual del Ogro Salvaje, “Cómo enriquecerse a costa del dolor ajeno y en las narices de todos”, es esa sucia treta de manipular el  precio de los bonos de deuda del gobierno mediante la monopolización o, para decirlo en la ya común jerga delincuencial, la conformación de un “cártel” para obtener abultadas ganancias sin despeinarse. Leer Más

LOS SONÁMBULOS: A QUIÉN LE DAMOS NUESTRA LASTIMA?

FB_IMG_1494845331576
Por Jesús Delgado Guerrero
(En memoria de los que han muerto por hablar)
“No tenemos a quién darle nuestra lástima”. En la narrativa rulfiana los cuasi-cadáveres no están en condiciones de oír a los perros y, por ello, tampoco aportan nada para generar una chispa de esperanza. Es, al final, la esperanza desesperanzada, desesperante y en las sombras además. Leer Más

LOS SONÁMBULOS: “DESPOBRETIZACIÓN”, OTRA LEYENDA

cena-entre-amigos-smith-marx-schumpeter-y-keynes

Por Jesús Delgado Guerrero

Los historiadores tienen presente aquellos románticos capítulos en los que la inflación fue únicamente motivo de algunas quejas ciudadanas, pero su malestar real era expresado por las condiciones del desempleo. Desde hace más de 40 años, igual que ha sucedido con la “ilusión monetaria”, tal supuesto fue aniquilado por la realidad. Leer Más

LOS SONÁMBULOS: BOLSILLO SOCIAL; SUMANDOS Y SUSTRAENDOS

image
Por Jesús Delgado Guerrero
Economía e inseguridad, o inseguridad y economía. Como sea, dícese que la suma de los factores no altera el producto. Pero en el ámbito social y ante el ambiente público y privado, los “sumandos” se metamorfosean en “sustraendos” que, multiplicados cotidianamente por vía del “asalto oficial” y el “asalto criminal”, da como resultado, primero, el entenebrecimiento de la vida pública y, segundo y más grave, el empobrecimiento crónico de los ciudadanos, una sociedad cada vez más impecune (sin dinero y casi sin bienes). Leer Más

LOS SONÁMBULOS: SOBRE DELFINA O LA MAMÁ DE CHUCKY

IMG-20170506-WA0130

Por Jesús Delgado Guerrero

Durante las últimas cuatro semanas se desplegó una intensa campaña sobre pretendidos trastupijes de la candidata de Morena al gobierno del Estado de México, la profesora Delfina Gómez Álvarez. Todas las purulencias políticas en una persona, fuente además de calamidades futuras: ahora, supuestos especialistas anuncian la devaluación del peso frente al dólar si la mentora gana los comicios (con Trump como “cabeza de negro”, que terminó triunfando, los especuladores depredaron a gusto).

Desde calls centers apenas iniciada la contienda, con preguntas como: “¿sabía usted que la maestra Delfina se pagó más de 400 mil pesos cuando fue alcaldesa de Texcoco?”, hasta el “informativo” del viernes pasado: “ya se tienen los documentos que prueban todos los desvíos de Delfina cuando fue edil en Texcoco…”, sumando vinculaciones con el aparentemente defenestrado ex gobernador veracruzano Javier Duarte, secuestradores, grupos criminales y otros pillos políticos, así como retenciones de cuotas y amagos a empleados de la administración texcocana, denuestos de mujeres dirigentes del PRI, pasando por la “confusión” calderonista de su nombre y… ¡ufff!

Total, que “Dios está en todas partes, menos en Texcoco”, y durante el último mes y días Gómez Álvarez ha sido presentada casi como una leprosa política.

Dirigentes de partidos, candidatos y comentaristas en medios afines no han escatimado tiempo ni espacio, estimulando el vouyerismo político del público, que se solaza del coliseo de la lucha política.

¿El resultado? La profesora se da ínfulas quijotescas, voltea a ver a los que la siguen en la carrera y les suelta un: “¡vamos súper requetebién!”, tal vez como muestra de agradecimiento hacia sus opositores por todo su empeño.

Con esto no me refiero a la catarata de las encuestadoras que, hay que recordar, el año pasado en comicios en 13 entidades simplemente deslizaron sus simpatías y no dieron una. Nada fiables, pues, igual que las calificadoras de riesgo financiero con los especuladores, autores de la crisis del 2008, todavía vigente.

No. Lo que hay que resaltar es que “tantos decibeles” (el tamaño, un gran bombardeo propagandístico disfrazado de “periodismo” o de denuncia electoral) no han pasado inadvertidos hasta para los más ingenuos o declaradas bestias apolíticas, más cuando los diseñadores de la nueva Mamá de Chucky o caricatura de “Madam Mim” (bruja famosa de película infantil) han topado con sus propios fantasmas, de larguísima cola.

“Si no tenemos éxito, corremos el riesgo de fracasar”, diría Bush (¡brujo!) en plan de estratega en el “war room” de campaña de los adversarios de la ex edil de Texcoco. Pues sí. En cada lance en su contra la “víctima” ha estado a gusto en La Parrilla de San Lorenzo comicial: “Asado está, que me quemen del otro lado… ¡nos va súper requetebién!”.

Leer Más

LOS SONÁMBULOS: DEL “BOOM” FINANCIERO “BASTARDO”

image
Por Jesús Delgado Guerrero
Con despreocupados eufemismos, las autoridades hacendarías reportaron que el pago de intereses de la deuda pasó de 66 mil 100 millones en el primer trimestre del 2016 a 100 mil 200 millones en el periodo enero-marzo del 2017 (como se sabe, están programados más de 608 mil millones de pesos para este año). “El incremento se debió al tipo de cambio y las tasas de interés”, afirmaron funcionarios de la Secretaría de Hacienda. Leer Más

LOS SONÁMBULOS: “ALMAS BORREGUERAS”

Por Jesús Delgado Guerrero

Vacía de contenido sustancial, los actores políticos y económicos han tenido que recurrir a la simulación como excedente de la barbarie desplegada para tratar de llenar los huecos de la vida pública. ¿Resultado? Una contienda callejera reducida a lo grotesco entre bandos impresentables.

Para no perder el estilo, los representantes de la clase política se presentan siempre como protectores de los débiles, viudas, huérfanos, incluso como desfacedores de entuertos y hasta campeones de los menesterosos, particularmente en contiendas electorales.

En este sentido, el Estado de México es manantial de “ficciones poco elegantes” (por no hablar de burdas estafas y mentiras), una aproximación al espíritu contemporáneo de la contradicción con sus simuladores solemnes, cobijados por la esencia de ancestrales grupos tribales: “por aquí decimos que con los regalos se hacen esclavos, y con los látigos, perros” (por eso la lluvia de dádivas como eje central de todas las plataformas políticas).

Y “conocía sesenta y tres maneras de obtener dinero, la más honorable y rutinaria de las cuales era robar”, elogiaba con sarcasmo Rabelais a un vagamundo como Panurgo, sabio y todo, pero muy suelto de lengua y bastante vengativo.

El despliegue de ejemplos en el país, tanto en los altos como en los bajos fondos políticos y económicos, es muy superior. Hasta el tradicional simulador, con aires de suficiencia, se declara respetable, íntegro, honorable, aunque ni él mismo sea capaz de describir sus méritos , muy ocultos a pesar de la propaganda (son de los primeros a los que se les cae el antifaz, según observó el pensador José ingenieros).

En la denominada “dialéctica del desafío y respuesta”, que está plagada de insultos, ataques, crónicas de robos, reseñas de amenazas y video-denuncias con burdos montajes, expresiones como esas constituyen una verdadera provocación, más si van acompañadas de gestos amables y sonrisas. 

Además, contradecirse cien veces en medio de una campaña electoral es algo que no pasa inadvertido; ser desmentido por la propia trayectoria y los hechos, menos (por eso nadie les cree).

Así le fue al  pedante traficante de borregos, el comerciante Dindenault, con el socarrón Panurgo, quien machaconamente le rogó que le vendiera un ejemplar y, como es de suponer, lo encareció. 

Transacción realizada en “alta mar” (típico de evasores de impuestos y empresas “offshore” y sus escándalos “Panamá papers”) mañosamente Panurgo lanzó al animal al agua. Los balidos del borrego atrajeron a los demás, que terminaron también ahogados, igual que el traficante y sus ayudantes que intentaron frenar a los ejemplares.

“¿Queda por aquí algún alma borreguera?”, preguntó el personaje de Rabelais.

Aquí, actualmente la respuesta sería: según encuestas nada fiables, quedan muy pocas.

Leer Más

SOCIEDAD “DEUDAL” Y DICTADURA FINANCIERA

wp-1493224914162.jpeg
Los Sonámbulos

Por Jesús Delgado Guerrero

26 de abril de 2017.- Los investigadores aseguran que desde hace más de 4 mil años los escribas babilonios se percataron de que la velocidad de generar riqueza en la economía real es mucho muy inferior a la evolución de las deudas, esto debido a la tasa de interés, y que el crecimiento exponencial de ésta perpetúa el saqueo.
Factor de potenciales convulsiones sociales, no por benevolencia ni por poderes cósmicos los reyes inventaron “jubileos” (cancelación de deudas), mientras los sumerios las “declaraciones de libertad”, quedando  los peones sin cargas. Cada 20 o 30 años se decretaban “pizarras limpias”, según el antropólogo David Graeber, citando al economista Michael Hudson ( “En Deuda, una historial alternativa de la economía”). Leer Más

LOS SONÁMBULOS: LOS NEO-FANTASMAS​ DE CANTERVILLE

IMG-20170422-WA0144

Por Jesús Delgado Guerrero

Desde que el ciberespacio capturó el tiempo de las personas para convertirlas en cibersonámbulas (cumpliéndose así parte del canon neoliberal y estalinista de extender los horarios de actividad aparentemente productiva), los fantasmas han topado con dificultades para actuar amparados por las sombras de la noche, según diversas leyendas. Alterados sus horarios, ya no ocupan tanto el tercer turno para arrastrar cadenas ni gritar. Peor: ya no aterrorizan a nadie.

En caso de riesgo o amenazas solía decirse que “quien no quiera ver fantasmas, que no salga de noche”, pero en un país donde es más frecuente y fácil extender actas de defunción que de matrimonio, nacimiento o sentencias judiciales, los espectros son más materia de estadística y chacoteo que de espanto.

En política sucede igual y es tal la hilaridad de la “acción justiciera” que hasta los propios fantasmas se muestran sonrientes al mediodía, sumándose a la chunga generalizada con mueca que anuncia impunidad (al menos los espectros chocarreros de Óscar Wilde hacían el intento por atemorizar a sus víctimas, aunque al final eran dignos de la compasión).

“Satán cayó por la fuerza de la gravedad”, aseguró un versado Chesterton, aunque Milton aclaró que “diablo con diablo condenado mantiene firme concordia”. No obstante, más entusiastas que apegados a la realidad, comentaristas anuncian el inicio del fin de la impunidad de los gobernadores con la captura del ex mandatario de Veracruz, Javier Duarte (ajá).

Tirando piedras al propio tejado, se olvida la historia de impunidad, vieja y reciente, con los moreira, los montiel, los medina, los duarte, los borge y una espesa fila de corruptos de todos los colores que ahí están, como comediantes de humor negro, gritando que se van a combatir a sí mismos.

La citada aprehensión ha permitido que la clase política se revuelque en su excremento, buscando al mismo tiempo que alguien se compadezca y crea que no forma parte de un sistema sostenido enteramente por la avaricia y la corrupción.

Como referencia, sospechosamente a Javier Duarte no lo deportaron el día de su captura, como sucedió con otros capos en suelo guatemalteco, específicamente el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, quien, igual que el ex gobernador veracruzano, ingresó ilegalmente a esa nación.

Esto es un aviso, amén de que el torneo excrementicio-electoral va a seguir salpicando a mucha gente, con miras a intentar salvar algún espacio de poder, como el Estado de México. ¿Va a funcionar?

Cierto es que, como se dice en los pueblos, en esos casos la impunidad no es el peor de los males sino manipular a los animales (más si están hambrientos e inseguros).

Estos animales políticos sí son fantasmas peligrosos: pueden condenar a millones a padecer espectros impunemente sonrientes, conocedores éstos, por tradición y ADN familiar, de los espacios para el saqueo.

Leer Más

LOS SONÁMBULOS: DE LA “NUEVA SECTA DEL PERRO” (SIN LINTERNAS)

IMG-20170415-WA0045

Por Jesús Delgado Guerrero

Despojados sus militantes de cualquier manto harapiento y hasta del célebre morral, el espíritu de la época ofrece pinceladas de nuevas sectas donde el cinismo solemniza la denuncia al tiempo de confesar sus tropelías, es decir, se desenmascara. Leer Más

« Entradas Anteriores