LA ENTREGA OPORTUNA DE APOYOS FINANCIEROS A CAMPESINOS GARANTIZARA RENTABILIDAD EN LA PRODUCCION AGRICOLA EN MÉXICO

15005706113511390295403

•        Apoyar a mujeres y jóvenes del agro dará paz y estabilidad a las familias

Ciudad de México, a 20 de julio de 2017.-

El presidente de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, Germán Escobar Manjarrez (PRI), sostuvo que deben priorizarse, en la construcción del Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año, los programas agrarios exitosos, como el “Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria” (PESA), “Arráigate joven” y el “Campo en nuestras manos”, a fin de apoyar a los sectores más vulnerables, insertarlos en la cadena productiva y abatir la importación de alimentos.

En reunión con Mely Romero Celis, subsecretaria de Desarrollo Rural de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Escobar Manjarrez urgió a tener un campo productivo mediante la entrega oportuna de apoyos financieros a los pequeños campesinos, a través de proyectos estratégicos en zonas prioritarias como Chiapas, Oaxaca y Guerrero, sin desatender al resto de las entidades. Sólo así, dijo, las familias podrán lograr rentabilidad en la producción agrícola.

Además, continuó, agilizar la actualización de precios del maíz, trigo y sorgo que garantice la obtención de utilidades justas, ya que es indispensable tener un campo productivo.

La diputada del PRI, Iveth Bernal Casique, destacó que los jóvenes que se han capacitado como técnicos a través de proyectos productivos, viven y tienen incertidumbre sobre lo que seguirá en el futuro, para desarrollar sus propuestas y tenerlas vigentes, como un medio de sustento permanente y seguro. Pidió continuar con los apoyos a este sector, para aprovechar su potencial y ofrecerles oportunidades reales de trabajo.

Por Morena, el legislador Miguel Alva y Alva apuntó que, pese a que se aprueban presupuestos históricos en apoyo al campo, el 80 por ciento de los productores sufre pobreza y marginación que, en lugar de abatirse, aumentan. “No hay avances, ¿qué falla?, o es una mala administración del gobierno o no se tiene un programa adecuado de desarrollo”, planteó.

El diputado priista, Julián Nazar Morales, sostuvo que se requiere mayor interés de la Sagarpa para apoyar al 80 por ciento de los campesinos mexicanos, mediante la entrega oportuna de recursos financieros, a fin de que no sean presas de los agiotistas y evitar que pierdan sus ganancias con los altos intereses que cobran. Demandó diversificar cultivos y actividades productivas, así como tener confianza en los productores y “no tratarlos como delincuentes”.

También del PRI, el legislador Alejandro Carvallo Delfín solicitó que la Sagarpa atienda de forma urgente la problemática de las distintas zonas agrícolas, señaladas por los campesinos, porque no se atienden las prioridades; pese a que en los últimos 20 años se ha invertido más dinero en combatir la pobreza, agregó, no se ha logrado abatir. Reclamó más sensibilidad de la dependencia federal para oír las necesidades de los productores, derribar los rezagos y garantizar la seguridad alimentaria.

El diputado Omar Noé Bernardino Vargas (PVEM) propuso que, sin mediar colores partidarios ni ideologías, con antelación se reúnan los legisladores con funcionarios de la Sagarpa, con el propósito de planear un presupuesto estratégico en los programas agrarios, para asegurar que mujeres y jóvenes accedan a incentivos reales en tiempo y forma. Planteó la necesidad de vincular, con la Secretaría de Educación Pública, un programa de becas para jóvenes y arraigarlos en el agro.

Por el PRI, el legislador Fernando Quetzalcóatl Moctezuma Pereda aseguró que “el campo es negocio”, muestra de ello son los proyectos impulsados por jóvenes que están exportando productos procesados y que avanzan en mercados internacionales. Propuso defender los programas exitosos del campo en el Presupuesto de 2018. “Tenemos que ser sumamente cuidadosos con el gasto y que los recursos etiquetados sean plenamente supervisados para no perderlos ni desperdiciarlos”.

Del PAN, la diputada Mariana Arámbula Meléndez urgió a abatir la burocracia en las ventanillas que reciben la documentación de los campesinos que solicitan apoyos financieros, ya que por una mínima falla de redacción o letra obstaculizan el trámite en perjuicio de millones de productores y sus familias. Se pronunció por un mejor presupuesto para las mujeres y jóvenes del agro.

El legislador del PVEM, Rafael Guirao Aguilar, destacó la necesidad de etiquetar mayores recursos económicos para fortalecer la siembra de cacao y su aprovechamiento industrial, ya que miles de familias, en su mayoría indígenas, tienen cifradas sus esperanzas para sobrevivir en la producción del aromático, en cinco estados del sur-sureste del país. Preguntó si se propondrán apoyos financieros especiales a este sector.

El diputado priista, Francisco Javier Santillán Oceguera, refirió una problemática rural “retadora” para el Poder Legislativo, porque 22 millones de mexicanos esperan que la agricultura se vuelva un negocio exitoso para todos. Exigió abatir el desfase en la entrega de apoyos crediticios, sobre todo para atender al 80 por ciento de los pequeños productores que sufren una situación económica grave, sin que se tengan mecanismos eficaces para atenderlos.

El legislador Hugo Cabrera Ruiz (PRI) sostuvo que el reto del agro mexicano es aumentar la producción alimentaria y afianzar la comercialización en condiciones justas, a fin de que el campo sea rentable. Requirió optimizar las reglas de operación. Urgió a atender a las mujeres y jóvenes mediante la capacitación. Propuso que antes de la entrega del proyecto presupuestario 2018, los diputados, en coordinación con los funcionarios del sector, analicen los programas financieros agropecuarios para garantizar asignaciones realistas que atiendan las necesidades de productores.

Del PRD, el diputado Guadalupe Hernández Alcalá pidió apurar una estrategia para combatir y eliminar el coyotaje, pues exige pagos exorbitantes para agilizar trámites, y asegurar transparencia en el cumplimiento de las reglas de operación, las cuales deben flexibilizarse en apoyo a los campesinos que, en muchas ocasiones, no saben leer ni manejar una computadora.

Capacitación técnica y paquete de huerto familiar, apoyos prioritarios

La subsecretaria Romero Celis destacó la importancia de apoyar a las mujeres campesinas indígenas y a los jóvenes del agro, porque eso, enfatizó, dará paz y estabilidad a las familias en México.

Anunció que a estos sectores que no alcanzaron apoyos por las restricciones presupuestarias, se les ofrecerá capacitación técnica en huertos medicinales y  un paquete de huerto familiar simplificado que son muy exitosos. Además, la promoción de actividades culturales y deportivas para la juventud, para atenderlos, rescatarlos y decirles: “sí nos importas y damos seguimiento a sus planteamientos”.

Reconoció la necesidad de focalizar y hacer eficiente la entrega de los apoyos, sobre todo para el 80 por ciento de los pequeños productores agrícolas del país, ya que son los más vulnerables. Las ayudas, apuntó, se dispersan y son aisladas. Sin embargo, dijo, debe priorizarse la capacitación y la vinculación con el mercado.

Propuso un presupuesto multianual para garantizar que los recursos lleguen a tiempo a los productores, así como la orientación de extensionistas. Deben valorarse estrategias productivas regionalizadas similares a las Zonas Económicas Especiales, para detonar zonas agropecuarias a través de la inclusión de la población”, subrayó.

La funcionaria federal afirmó que cada peso aprobado por la Cámara de Diputados en el programa PESA es una posibilidad verdadera para transformar la vida de 250 mil familias que, hasta el momento, han sido beneficiadas, ya que se les enseña a producir y convertir su actividad en permanente y rentable.

“No es un paliativo ni una despensa que se acaba en una semana. Se les enseña a producir para lograr el desarrollo sostenible y, en esa medida, combatir la pobreza y erradicar la carencia alimentaria, explicó.

Solicitó a los diputados, con independencia de ideologías y partidos, mayor presupuesto para los tres programas prioritarios de la Subsecretaría de Desarrollo Rural: Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA), Arráigate joven y el Campo en nuestras manos, ya que sólo apoyando a las mujeres campesinas indígenas y a los jóvenes se puede garantizar la paz y estabilidad del país.

También reconoció la necesidad de diversificar la producción agraria, ya que únicamente la siembra de maíz no resulta rentable para aumentar la cosecha y avanzar en la autosuficiencia alimentaria, sino que deberá sembrarse otro tipo de productos. Opciones viables, que garantizan éxito, son la producción de aguacate que, deshidratado, se exporta, y los huertos medicinales, que recibirán especial impulso, explicó.

Indicó que el 20 por ciento de las mujeres del campo vive en pobreza, pero si son indígenas, la mitad vive en pobreza extrema, quienes no reciben una remuneración económica, pese a dedicarse a la producción de alimentos. Sólo el 10 por ciento tiene acceso a créditos, 5 por ciento recibe asistencia técnica y el 30 por ciento de ellas tiene un documento que avale la propiedad de la tierra.

Uno de los retos del campo mexicano es abatir la vulnerabilidad de las mujeres y atraer a los jóvenes al agro, porque nueve de cada 10 lo hacen de manera informal, es decir, carecen de seguridad social. Tan sólo el 1 por ciento tiene menos de 25 años, uno de cada 100 tiene 25 años, el 3 por ciento son mujeres y son muy pocas las jóvenes que son atraídas por el sector agrario,

Indicó que se requiere renovar generacionalmente al campo, porque la edad promedio de vida es de 53 años, y demostrar a los jóvenes

que la actividad agraria es rentable y una oportunidad para tener un sustento estable. “Necesitamos detonar opciones de desarrollo en este momento para lograr producir el 70 por ciento de los alimentos que se requiere en el 2050 y garantizar la seguridad alimentaria”.

       El sector agroalimentario mueve la economía nacional; se exportaron 29 mil millones de dólares (mmd) el año pasado, frente a las remesas que fueron por 26 mil millones; el turismo, 19 mil millones, y los derivados petroleros, por 18 mmd, con lo que el país es el doceavo productor de alimentos en el mundo.

Urgió a apoyar al 80 por ciento de los pequeños productores mexicanos que siembran para autoconsumo, ya que el 66 por ciento de ellos sufre carencia alimentaria, debido a que sólo siembran maíz para su manutención, pero no es suficiente para garantizar una dieta nutritiva y completa. “Son los más vulnerables y requieren una estrategia integral de producción, comercialización y extensionismo”, señaló.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s