NAICM, DISPENDIO Y GRAN NEGOCIO PARA ESTE SEXENIO QUE ENDEUDARÁ A LOS PROXIMOS GOBIERNOS: ENCINAS RODRIGUEZ

Texcoco, estado de México a 20 de junio de 2017.- En reiteradas ocasiones he manifestado e insistido que nuestro país vive uno de los problemas más grandes que es el de la corrupción e impunidad; tal es el caso de las anomalías que se han venido encontrado en los contratos relacionados con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), como lo demuestra el Informe  que realizó la Auditoria Superior de la Federación el 20 de marzo del 2017 al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

 

En el informe  se destacó la falta de comprobación de recursos por 85.3 mdp; la incorrecta integración de precios unitarios por existir duplicidades por 49.1mdp; un pago improcedente por ajuste de costos por 41.7 mdp; 30.4 mdp integrados incorrectamente en un contrato que originalmente no los consideraba y en donde se detalló que se realizaron 45 observaciones de las cuales 25 son contratos directos al GACM y 20 son de obras hidráulicas relacionadas con el NAICM.

 

En febrero de este año, Grupo Agropecuario de la Ciudad de México (GACM) reportó que se habían destinado 115 mil millones de pesos para las nuevas instalaciones, lo que equivale al 65%  del valor total de la obra, cuyo costo anunciado en su momento por el secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza fue de 186 mil millones de pesos, los cuales no corresponde con el presupuesto asignado a la fecha por el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017.

 

Sin lugar a dudas, la autoridad mexicana ha fallado en hacer los cálculos prospectivos de seguridad del NAICM y en entender la relevancia que tendrá el tráfico aéreo del mismo dentro de 5, 15 y 30 años.

 

“El proyecto del nuevo aeropuerto fue una estrategia diseñada por distintos gobiernos mexiquenses e implementada a lo largo de varios años, que de manera silenciosa fueron operando un proceso de especulación inmobiliaria, mediante el cual adquirieron propiedades y elaboraron distintos proyectos que acompañarán tanto la construcción del nuevo aeropuerto, en una superficie de 12 mil 500 hectáreas, así como posteriormente, el desarrollo inmobiliario de los terrenos e instalaciones del actual aeropuerto Benito Juárez en el Distrito Federal”.

 

Desde que se anunció el proyecto del NAICM, las presiones inmobiliarias por las áreas rurales empezaron a intensificarse, convirtiendo la región Atenco-Texcoco en una zona codiciada para desarrolladores y especuladores inmobiliarios que buscan beneficiarse del impacto urbano que tendrá el proyecto. Incrementará las invasiones de predios, conflictos agrarios, la pérdida de la autosuficiencia alimentaria, el desinterés por la participación social, el deterioro del tejido social y la precarización de los servicios, entre otros desórdenes.

 

“Este proyecto es un grave error por el impacto ecológico que generará en toda la zona centro del país y provocará la pérdida de medio millón de empleos en la CDMX,  en la que sólo beneficiará a unos cuantos. Sin lugar a dudas, es un gran negocio  para este gobierno y su sexenio, el cual endeudará a los próximos gobiernos”.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s