LOS SONÁMBULOS: EL “ESTADO DISCRECIONAL” SUSTITUYÓ AL ALAZÁN

CK02217
Por Jesús Delgado Guerrero
Un país que vive dos mundos, uno real y otro ficticio, como sucede todos los días con la economía neoliberal que difunde éxitos mientras aumenta el número de pobres, no tendría por qué vivir distinto en el ámbito político.
Lo sucedido en los comicios para gobernador en el Estado de México obliga a voltear a Bobbio cuando se refiere al “Estado Dual, con la co-presencia de un nivel de poder doble: por un lado, un “Estado Normativo” (el Estado de Derecho, sometido al imperio de la ley) y por el otro un “Estado Discrecional”, libre de actuar totalmente fuera del principio de la legalidad.
Es por éste último “estado” por el cual ya no hay necesidad de que ningún epígono de Gonzalo N. Santos, el tristemente célebre “Alazán Tostado”, llegue impunemente con sus hombres cargando metralletas Thompson a asaltar las casillas y, como colofón macabro, solicitar que se contabilicen los votos de los muertos “porque también cuentan”, según narra en su autobiografía.
En sustitución del “Alazán” y sus “tartamudas” está ahora el “estado democrático” que, a decir de Bobbio, ha contaminado la vida pública al grado de condicionar, por no decir someter, a las instituciones y a sus representantes.
En este sentido y por decirlo suave, el último hombre decente que encabezó el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), José Núñez Castañeda, tuvo los arrestos de renunciar a la presidencia cuando el “Estado discrecional” intentó sujetarlo para que lo favoreciera, como se hizo el pasado domingo con el anuncio del conteo rápido (una barbaridad envuelta en una pose solemne pero de la que hasta los menos doctos en estadística dieron rienda suelta a la carcajada) y todos los capítulos previos y durante la votación que, sin duda, se repetirán en las últimas instancias (también contaminadas).
“Otras victorias de estas y todo estará perdido”, dicen que expresó el Rey Pirro luego de que los romanos casi acabaron con su ejército, resumiendo una victoria desastrosa, más para preocupar que para festejar.
La defensa de la “patria chica”, la “filosofía” del “pueblecito” de Isidro Fabela y su dinastía, subordinó la ley a las exigencias de la política y como si se jugara “la salud de la patria” (Maquiavelo, dixit), se borró qué es ilegal, mentiroso, estafador e injusto, frente a lo cual sin duda no hay nada que festejar.
Además, ¿todo un gran aparato para esto, para hacer eco de Pirro? Aunque no faltan, como sucedió con los “inversionistas” de la empresa OHL que con estos resultados en el Estado de México saben que los expedientes de las corruptelas seguirán únicamente en la agenda pública española, que aquí nadie los va a sancionar y, por el contrario, tienen asegurado un período más de opaca bonanza. Mientras, los especuladores se agarraron de ahí para seguir en lo suyo, en un país que no sabe decirle “no” al capital aventurero y donde la vida pública es un “discreta” dualidad permanente.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s