OPINIÓN: MÁS DE LO MISMO O UN CAMBIO RADICAL EN EDOMEX?

IMG-20170531-WA0162

JUAN LÁZARO SANTIAGO 

Y usted amigo lector, como vio y sintió las campañas políticas de los candidatos al gobierno del Estado de México? Le convenció alguno? El domingo 4 de junio saldrá, por decisión de los electores mexiquenses el nuevo gobernador, y en la recta final, en un empate técnico, de acuerdo a encuestas, están Delfina Gómez Álvarez y Alfredo del Mazo Maza. 

Es decir, la maestra hija de un albañil y el heredero político de un grupo dominante que ha controlado los negocios y las administraciones estatales en las últimas décadas.

Atrás viene “el hijo del barrio” Juan Zepeda Hernández y la panista Josefina Vázquez Mota, cuya preferencia electoral se desplomó a pesar de que encabezaba las encuestas antes de las pre campañas electorales.

En sí hay un hartazgo del pueblo mexiquense por el férreo control político del PRI y por las fallas en la administración pública, ya que uno de los principales problemas: la inseguridad no fue resuelto.

Pero el PRI tiene una estructura sólida, aceitada, dispuesta a salir a votar para que el grupo Atlacomulco siga disfrutando de los grandes privilegios que les deja los negocios como las autopistas y el aeropuerto.

Morena, el partido cuyo dueño es Andrés Manuel López Obrador, está aceitado por grupos de ciudadanos, ex perredistas, organizaciones sociales y políticas, así como líderes que se agruparon en torno a la maestra Delfina Gómez Álvarez, en esta contienda electoral.

Y atrás, empujando la carreta amarilla, viene Juan Zepeda, haciendo “fintas” y convocando a los morenistas que voten por él, para sacar a la izquierda adelante. Incluso, en su ilusión de llegar al poder, le pidió a Delfina Gómez, que declinará a su favor, porque ella viene cargando acusaciones que no ha querido aclarar.

En estas campañas se vio a una maestra desconocida crecer a la sombra de Andrés Manuel López Obrador, empujada por su grupo político desde Texcoco y que atrajo los reflectores de los medios de comunicación y del electorado por su sencillez.

Sus actos de campañas fueron muy intensos, con movilidad y participación, por ser el partido de AMLO y que ofrece una alternativa de cambio en el poder público.

Juan Zepeda también tuvo actos de campañas muy activos y que revivieron al PRD que ya lo daban muerto y empezaba apestar. Juan le dio “aire” para que volviera a caminar.

En cambio, Alfredo del Mazo tuvo actos de campañas fríos, de “acarreados”, disciplinados y prácticamente de trámite, así como grises. El primo de Enrique Peña Nieto no motivaba, pero así es la política, de control.
En sus discursos Juan Zepeda fue el que tuvo mejores propuestas, una de ellas de seguridad, ya que él tuvo éxito en Nezahualcóyotl, donde con su policía de proximidad logró reducir y bajar los índices delictivos en comparación a otros municipios como Ecatepec, tierra priista y del gobernador Eruviel Ávila.

Delfina Gómez, de plano, siguió el guión, no tuvo un discurso sólido, ni mucho menos propuestas propias, todas fueron dadas por sus colaboradores. Se negó a aclarar las acusaciones públicas y en los últimos días ya no quiso dar entrevistas directas a los medios de comunicación, precisamente por no querer contestar las acusaciones.

La ex candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota, se aisló, no querían ni que la tocaran los electores ni sus militantes y fue repitiendo propuestas no creíbles. Su manejo de prensa fue el peor de todos los aspirantes al gobierno del Estado de México.

En las encuestas que se realizaron a lo ancho del territorio mexiquense, hay un dato revelador: ya no quieren al PRI.

En la vida pública: los peores gobernadores y los más corruptos, son del PRI.

Sin embargo, el PRI tiene como estrategia la compra de votos a través de la tarjeta del  “salario rosa” y de otros métodos para allegarse de votos el próximo domingo 4 de junio.

Morena tiene la voluntad popular de los simpatizantes de López Obrador y el PRD únicamente cuenta con el “hijo del barrio” Juan Zepeda para salvarlo de la sepultura política.

Usted amigo lector, decidirá, si sale a votar, quién le conviene como gobernador. Si prefiere que siga el PRI o le da la alternancia a Morena, al PRD o al PAN. usted decide más de lo mismo o un cambio radical.

PARA EL ARCHIVO…

Y qué podemos decir de la “independiente” Teresa Castell? Cumplió su labor para lo que fue contratada, le gana en preferencia electoral al Partido del Trabajo (PT)  y sirvió para fracturar más el voto ciudadano.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s