LOS SONÁMBULOS: DEL “BOOM” FINANCIERO “BASTARDO”

image
Por Jesús Delgado Guerrero
Con despreocupados eufemismos, las autoridades hacendarías reportaron que el pago de intereses de la deuda pasó de 66 mil 100 millones en el primer trimestre del 2016 a 100 mil 200 millones en el periodo enero-marzo del 2017 (como se sabe, están programados más de 608 mil millones de pesos para este año). “El incremento se debió al tipo de cambio y las tasas de interés”, afirmaron funcionarios de la Secretaría de Hacienda.
En menos de una línea se encubrieron reiterados golpes especulativos contra el peso, subastas bestiales de reservas de dólares y maniobras ¿fallidas o calculadas? mediante el aumento de las tasas de interés para alimentar a un Ogro Salvaje desquiciado.
Quien dijo que “sobre sus deudas” cabalgan la innovación y el talento hacia el triunfo pues es parte de la “Teoría del desenvolvimiento económico” (Joseph A. Schumpeter, FCE) por decencia optimista se abstuvo de atisbar el desarrollo del crédito como motor del estancamiento estabilizador, la consecuente desigualdad y pobreza promovida por fundamentos depredadores y estacionarios y, en suma, un círculo de deudas y amortizaciones crecientes.
Futuro paralizado a largo plazo, ahí está la “palanca” que, según algunos pensadores, sustituyó la explotación de la fuerza del trabajo pero abrió paso a sociedades herederas de deudas, a cuyos miembros sólo se les ha procurado el poder suficiente para pagarlas, esto mediante recortes al gasto público para trasladar recursos a las cuentas de acreedores cada vez más “ahorrativos”.
No por entretenimiento un periodista alemán llamó a esta evolución financiera como “la economía bastarda” (Gabor Steingart, “Nuestro Bienestar y sus enemigos”), caracterizada por los desequilibrios y la confabulación de gobiernos, bancos centrales y tesorerías con banqueros, inversionistas y demás especuladores, amén de agencias calificadoras de riesgo y monaguillos neoliberales que se vanaglorian de mantener estabilizada la desestabilización, privilegiando la acumulación por la acumulación.
“Hasta con la mejor administración una nación siempre se divide en dos partidos totalmente opuestos”, dice un presunto “Tío” de Balzac (“El arte de pagar sus deudas sin gastar un céntimo”, un “Manual de Derecho Comercial para uso de gente arruinada, deudores, desempleados y demás consumidores sin dinero”).
Explica que el primer partido está conformado por “individuos que roban” (“Este es el partido más fuerte”, asegura). Enseguida, afirma que el segundo partido lo integran “individuos que son robados” (“Éste es el mas grande”, aclara) y dice que en esto no hay partido neutral o de transición.
Quizás otro gallo anunciaría un nuevo día si se promoviera y aplicara el cobro de impuestos por transacciones financieras pero, como los mariachis, hasta los emplumados más diestros han optado por callar.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s