LOS SONÁMBULOS: DEL NUEVO GROUCHOMARXISMO

image
Por Jesús Delgado Guerrero
Según los “científicos” del Ogro Salvaje, nuestro país cuenta con la solidez de sus fundamentos para hacer frente a huracanes económicos. Durante las últimas cuatro décadas la cantaleta ha sido canon del rito neoliberal para ocultar su irracionalidad, pero al final siempre ha asomado el atormentado espectro de un Isaac Newton, desesperado luego de perder todo su dinero tras el típico saqueo: “Soy capaz de calcular el movimiento de las estrellas, pero no la locura de los hombres”. Esto sucedió en el Siglo XVII.
No obstante, a la espera de asuntos electorales, en Estados Unidos (en el Siglo XXI) todos los pronosticadores en su papel de intermediarios entre la humanidad y los dioses se han alzado contra eventuales plagas y tormentas, arropados seguramente por predicciones de compañías que utilizan modelos de ingenierías ludópatas, movidas éstas por la ganancia rápida y fácil e inspiradas en las ruletas de Las Vegas.
Sobre esa “animalidad financiera” algo se hizo después del crack inmobiliario y bursátil de 1929 en Wall Street, que prohijó bestias tipo Hitler y dio sustento a otras como Stalin, siameses totalitarios. Pero luego de un breve lapso, el estado mental de “la juerga perfecta” volvió a la carga y se replicó en otros momentos del Siglo XX (hicieron las delicias del empobrecimiento con “efectos tequila”, “sambas”, tigres sin garras y otras), alcanzando su punto culminante casi ochenta años después (2008) con las hipotecas Subprime o “basura”.
El resultado es que lo que ahora se ve no es el “choque de civilizaciones” profetizado por Samuel P. Huntington (refutado por el pensador palestino Edward W. Said en su “Choque de Ignorancias”) ni producto de alguna bestia personificada, pero sí la edificación de muros en distintos países europeos para tratar de contener a millones de desterrados por guerras, crisis y corrupción.
Tampoco, no se ve que el engendro bíblico ni la falta de producción de alimentos sean los generadores del hambre de 800 millones en el mundo (se produce el doble de lo que se necesita para atender a toda la sociedad, según trabajos a partir de datos de diversas organizaciones internacionales).
En el fondo de esas y otras calamidades está la depredación financiera y la distribución alimentaria mediante especulaciones y/o métodos de control políticos y económicos (el hambre y la pobreza son muy rentables), y que lo mismo son representadas por demócratas que por republicanos, igual por la izquierda o derecha “modernas” y sus “líderes innovadores”.
El Grouchomarxismo, antes prestigioso anarquista, se ha transformado así en una comedia conservadora con sus crueles fundamentos”: “Partiendo de la nada, nos hemos esforzados por alcanzar las más altas cotas de miseria y de pobreza extrema” (si no fuera por sus trágicos desenlaces, sería teatralidad cómica pura).

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s