LOS SONÁMBULOS: NO ERA INTENCIONAL…

image
Por Jesús Delgado Guerrero
En épocas de consuelo presupuestal y de producción de insomnes al mayoreo (en consonancia con la temporada de zombis), los verbos transitivos de significado distinto se convierten en sinónimo, por gracia y desgracia del poder, y uno y otro se relevan en la propaganda difundida las 24 horas del día sin que alguien encuentre una sola intención de fastidiar a nadie.
Ha sido tanta mala suerte en las últimas décadas (a alguien hay que echarle la culpa) que cualquiera terminaría aceptando que “después del perro, el único amigo del hombre es ..!el libro!”, según la sentencia de cuño marxista (por Groucho), y que “mover” (a México) no es “joder” (a México), según las pertinentes aclaraciones realizadas todavía en pijama, o con las secuelas de una “noche blanca” que en realidad era azul.
Involuntariamente, el eslogan sexenal se transformó en epílogo anticipado, epitafio de lo que podría denominarse “el regreso de la ciencia ficción en su manifestación más popular”, ahí donde el malestar oficial se expresa por la falta de aplausos, animadversión a los “amigos”, o simplemente para evidenciar que cualquiera puede levantarse con el pie izquierdo diariamente sin proponérselo (aunque esto suceda en forma automática, casi por consigna)
Es así como, por ejemplo, entre más son los empeños por combatir la pobreza resulta que ésta se multiplica y, más, su ampliación está asegurada pese a que el Coneval y el INEGI pacten nuevas estrategias para su contabilidad.
Cosas también del infortunio: se organizan solemnes cruzadas contra el hambre y con todo y comedores comunitarios y un activismo electoral despensocrático, hay más hambrientos, y lo mismo se registra en otras cruzadas, como contra la corrupción, encabezadas por los que ya no son capaces siquiera de echar nada debajo de la alfombra.
En este rubro de plano se ha optado por la sinceridad extrema (sello del político caradura de hoy), sustituyendo la integridad por la codicia, la cual una y otra vez pasa por encima de la ley y atenta contra el mínimo sentido común.
Igual, entre más se combate al “narco” hay más droga y más cadáveres, mientras la estabilidad económica resulta cada vez más desestabilizada, movida y jodida por los especuladores e “inversionistas” de siempre, y más ricos se hacen los super-ricos y más pobres los super-pobres.
A pesar de las plegarias, la “suerte” ha dejado huérfanos a los partidarios de la vida feliz, convirtiéndolos en grupos frustrados por la amarga y perenne acumulación de la riqueza y de la huidiza impunidad (ajá).
Para colmo, los gobernantes, dados a gastar 15 millones de dólares en actividades de espionaje, incluso para vigilar traseros, han terminado espiados, sumando elementos para la sospecha e inconformidad social, que permiten concluir: si sus intenciones no eran esas, !lo han logrado!

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s