INUTIL AUDITORÍA OSFEM A VIADUCTO ELEVADO; NO TIENE RESPONSABLES, MONTOS NI SANCIONES

wp-1474481804474.jpeg

*Inútil la auditoría del OSFEM al Viaducto Elevado Bicentenario, advirtió el diputado Javier Salinas, ex presidente de la Comisión  de Finanzas en la Legislatura mexiquense.

 -El OSFEM no tiene razón de ser si no señala responsables, determina el monto del daño patrimonial ni inicia los procedimientos correspondientes, como ocurrió en este caso, señaló.

 Los resultados de la auditoría practicada por el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM) al ejercicio fiscal 2014 del Viaducto Elevado Bicentenario, son inútiles porque no identifica responsables, no refiere monto del daño patrimonial y menos inicia los procedimientos para sancionar, advirtió el diputado local Javier Salinas, ex presidente de la Comisión de Finanzas Públicas en la Legislatura local.

El también vicecoordinador del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD), indicó que el escueto informe remitido a los diputados, de sólo una página, reconoce:

“Derivado de los procedimientos de revisión realizados y de la falta de controles en la supervisión de la correcta aplicación y cobro de las tarifas por el Secretaría de comunicaciones y Transportes y el Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México (SAASCAEM), los ingresos reportados por la empresa concesionaria –OHL- no muestran evidencia de que la contraprestación recibida por el Gobierno del Estado sea la correcta”.

En tanto, las recomendaciones emitidas por el órgano auditor son “tímidas”, pues apenas expone que “el SAASCAEM debe implementar los controles internos necesarios para realizar la verificación, validación, supervisión y comprobación periódica sobre el cumplimiento de las condiciones del título de concesión para la construcción, explotación, operación, conservación y mantenimiento del Viaducto Bicentenario.”

Esta recomendación, destacó el legislador, “refleja el poco profesionalismo del ente fiscalizador”, quien debió señalar servidores públicos responsables de las omisiones, determinar el daño patrimonial causado al erario público, iniciar los procedimientos de responsabilidades administrativas y sancionatorios correspondientes, e instruir a las autoridades responsables para que inicien a la concesionaria los procedimientos resarcitorios que correspondan.

“Si el ente fiscalizador no quiere o se encuentra impedido para actuar, no justifica su existencia”, señaló Salinas Narváez.

Además, agregó, “es menester que el ente fiscalizador rinda un informe completo sobre los trabajos desarrollados por más de un año en la auditoría”.

Cabe recordar que la revisión se practicó a la contraprestación a cargo de la empresa “Viaducto Bicentenario, S.A. de C.V.”, constituida por OHL Concesiones México, S.A. de C.V. y supervisado por la Secretaría de comunicaciones y Transportes y el SAASCAEM.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s