OPINIÓN: NO-OBLIGACIÓN EN EL CONSTITUYENTE

Entropía / No-Obligación en el Constituyente / J.a. García

perfileszocalo9

“El derecho al desarrollo está íntimamente ligado al derecho a la libre movilidad, entendido éste como opción y no como obligación, y asimismo se relaciona con el derecho a un retorno voluntario, digno y sostenible”.

Rafael Correa.

CDMX, Mx.- Ahora, la Ciudad de México (antes Distrito Federal) se prepara para el mayor cambio de su historia, pues tendrá una mayor voz dentro de las leyes federales, emitirá voto sobre aceptar una ley o no aceptarla de acuerdo con su propia normatividad. Es decir, si se puede armonizar con sus propias leyes (de ciudad, de capital nacional) podrá deliberar armonizarla, sino no.

En México la inclusión de los derechos humanos tienen muy poco tiempo. Antes teníamos garantías individuales y obligaciones. Ahora tenemos derechos humanos y obligaciones, aunque en realidad no muchos están obligados a cumplir. La Convencionalidad y la Multilateralidad están derrumbando atrasos y falsos progresos en el país, desde el derecho al agua hasta el salario mínimo por el derecho a una vida de calidad. Pero más allá de los derechos, está todo aquello precedente al Estado, cómo los Pueblos Originarios de México, en lucha continua desde la entrada del neoliberalismo y el fin de la Guerra Fría.

De vuelta a la capital, son seis las delegaciones con pueblos originarios: Tláhuac, Milpa Alta, Iztapalapa, Xochimilco, Tlalpan y Cuajimalpa, pero en su totalidad, la ciudad de México es un “mosaico de tradiciones gracias a sus pueblos originarios”, según dijo Leonel Luna, Presidente de la Comisión de Gobierno de la VII Asamblea Legislatura del Distrito Federal (ALDF), en el Foro El reconocimiento de los Pueblos Originarios en la Constitución de la Ciudad de México. Es necesario recordar que los barrios de la Ciudad de México están conformados por familias originarias de los diferentes estados de la República, donde las culturas prehispánicas, mesoamericanas o precolombinas, nunca indígenas, son las piezas clave de sus usos y costumbres.

Es aquí donde los derechos humanos chocan con los usos y costumbres. Hay costumbres que por naturaleza degradan los derechos humanos. Por ejemplo la venta de una hija o los matrimonios arreglados por tierras, estatus u otros beneficios físicos. También está la brutalidad de las corridas de toros y la sensibilidad en pugna por los “derechos de los animales”, que en realidad es el derecho a un medio ambiente sano, cómo el ejercido por niños en el Malecón Tajamar donde cientos de animales y flora silvestre fueron aniquilados.

En fin, ahora las bodas gay chocan con las costumbres morales de la iglesia católica, que bien, muchas son machistas y clasistas (por no decir racistas) pero que dicen proteger la buena educación de la población. Es como cuando la iglesia se enfrentó al uso del condón o al derecho al aborto, siempre queriendo interferir en el cuerpo de los demás. Incluso, aunque México está de luto por la muerte de Juan Gabriel, la Conferencia del Episcopado Mexicano no ha externado su pésame y parece que no lo hará.

Respecto a este tema, el 11 de septiembre se ha convocado a una marcha en contra de los matrimonios igualitarios y por su contraparte, activistas convocan a una marcha contra las religiones que promueven el odio entre las personas, en lugar de buscar una paz espiritual o una relación sana, tolerante y respetuosa.

Finalmente, en cuanto a la reforma en urbanidad en México se puede decir que más allá de cualquier dictamen urbanístico con obviedades expresadas con palabras rebuscadas, la acción está en realizar políticas públicas en busca de la descentralización del país y con ello la máxima expresión cultural de la humanidad (las ciudades) comenzarían a ordenarse por inercia.

[“Repensar el desarrollo desde la centralidad de las personas, y no desde el capital, como ha sido concebido y extendido por parte de las grandes instancias multilaterales y en base a grandes recetas supuestamente milagrosas, resulta una imperiosa necesidad”, Rafael Correa, de “Retos y perspectivas de la nueva política migratoria Integral del Ecuador”.]

© GARDIJA 2016

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s