LOS SONÁMBULOS: DE ALMAS AL ALZA ( FANTASÍAS REPRODUCTORAS)

pobreza3

Por Jesús Delgado Guerrero

Aunque no es motivo de grandes titulares ni debates, es sabido que la desigualdad y su todavía más feo engendro, la pobreza, presentan el “normal” inconveniente de multiplicarse como “milagro” bíblico. Esta reproducción y su presunta inevitabilidad, producto de viejas-nuevas fantasías, han alimentado los aullidos de la codicia reinante de una y mil maneras, amén de la docilidad de los poderes públicos infectados por ellas.

Pero en la lógica de las “alma al alza” se rinde culto, mofa tras mofa, a los mártires que le dieron al calzado signo de progreso y hoy, con deducciones de aldea, se pretende elevar el cordón de la civilización y la pujanza a partir de la posesión de electrodomésticos.

Porque quien no pueda presumir de una lavadora tiene la opción del crédito para cubrir el costo de una tintorería, y con el mismo crédito pagar luz, agua y algunas cosas “accesorias” como la educación, los alimentos y la salud, según recientes estudios.

Por eso, en referencia y refutación a un clásico, ahora se sabe que fue el “crédito al pobre”, y no Dios, el que creó al consumidor que, cierto, por eso vino al mundo desnudo, sin nada, para que pudiera adquirir ropa y luego mantenerla limpia, pero no para vivir bien, sino para que el “inversionista” y el neoliberalismo puedan presumir su huella civilizadora, el cumplimiento de su misión redentora.

En esa lógica de la agonía a plazos, frente  a la deuda pública nacional (más de 48 por ciento del PIB) siempre está más que cantado recurrir a los “asaltos tradicionales” bajo pretextos pueriles (por ejemplo, otro gasolinazo) para continuar con el dogma de “austeridad” (más pobreza, pues); eso, antes que pretender cobrar impuestos a inversores y otros especuladores cuyos agentes deslizan, a manera de aviso, los peores presagios en caso de no pagar.

“Por que al que tiene, se le dará más y abundará; y al que no tiene, aun aquello que tiene le será quitado”, según la profecía (Mateo 13,12) que han hecho suya los religiosos capitalistas pues, obvio, “ahí donde viendo no ven, ni oyendo escuchan, menos entienden”.

Tal vez por eso hasta falsas “cleopatras” (no tan graciosas como las del Bardo de Avon) golpean al mensajero y confirman la vieja “estima” de los círculos de poder hacia (algunos, pocos) periódicos: son más letales que el flit, efectivo accesorio también del departamento de intendencia y de locales de autolavado.

Con esas fantasías, sugieren, el país está a salvo de comunidades fuera de la ley, con hogares repletos de prostitutas, calles propicias para el bandidaje, sabandijas y otros bichos, además de mendicantes y de pobreza miserable (casi “La Guerra del fin del mundo” vargasllosiano y sus profetas apocalípticos)

Con los sentimientos en plena contracción por parte de la clientela interminable, esta quedó como simple accesorio de sus propios aparatos.

Deja un comentario en movimiento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s