PIE DIABÉTICO, UN RIESGO QUE SE PUEDE PREVENIR

Publicado: 7 julio, 2013 en EDOMEX, TEXCOCO

AFS- (218) (266x400)Texcoco, Méx.- La atención adecuada y a tiempo de la diabetes mellitus, puede evitar las secuelas como pie diabético, ceguera o  la falla de la función renal.

Advirtió el doctor José Luis Hernández Chávez, especialista en cirugía general y cirugía vascular y periférica del Hospital General de Zona (HGZ) 71 de Chalco, quien recomienda  a las personas que padecen de diabetes mellitus: “Tener cuidados preventivos en los píes a fin de evitar sufrir una lesión que pudiera acabar con la amputación de la extremidad”.

“El pie diabético es una complicación de la diabetes mellitus con origen multifactorial; se caracteriza por afectación de la micro y macro circulación, así como de la sensibilidad, a lo que se llama neuropatía sensitiva y motora”.

Por ello señaló que es importante que el paciente identifique las primeras manifestaciones de la afectación, revisando constantemente el estado de la piel y las uñas del pie, así como la temperatura, estructura y alineación de los dedos para prevenir el desarrollo de lesiones como úlceras.

Generalmente el pie diabético empieza entre cinco y 10 años después de que se diagnostica que el paciente es diabético y, sobre todo si no se tiene un control sobre la enfermedad; los primeros cambios que se dan es resequedad en la pierna; empieza a perder bello de las piernas; padece calambres, hormigueo, adormecimiento en alguna parte del cuerpo.

Añadió que otro de los síntomas, es que la persona diabética comienza a notar frialdad en el pie, empieza a cambiar de color sus piernas, o bien después de recorrer  uno o dos kilómetros comienza a tener dolor de extremidades, y al paso de que avanza la enfermedad la dolencia es más frecuente; y si estamos hablando de una enfermedad extremadamente avanzada, el paciente aún con los pies arriba de la cama tendrá un dolor que no se puede controlar”.

Después de los cinco años de padecer diabetes, el paciente tiene que tener una revisión periódica  por parte de su médico familiar, el cual observará sensibilidad de extremidades,  la circulación, el pulso y, si afortunadamente no tiene nada, se le recomienda que el próximo chequeo  lo haga cada año.

Si comienza a tener problemas, dependiendo su tipo de problema, puede ser cada seis meses, o cada tres meses, eso va depender del estado de cada paciente, pero por lo menos, tiene que ser cada seis meses la revisión del paciente con pie diabético.

El especialista  dice que muchos pacientes dicen “fui con el médico y perdí mi dedo, perdí mi pie, pero no somos nosotros los culpables; fue la enfermedad que estaba avanzada”.

Si un paciente diabético es responsable  y controla sus niveles de azúcar, no tendrá problemas; su vida activa será de una persona prácticamente normal. Por ello deben cuidarse, hacer ejercicio, llevar una adecuada alimentación, evitar excesos alimenticios, además de la ingesta del refresco y grasas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s